SERUM + MÁSCARA + ENVIÓ GRATIS por $499.00 Aprovecha está súper promoción ingresando el código: KINLOOHOTSALE

LA MÁSCARA PARA PESTAÑAS, UN INDISPENSABLE DE BELLEZA, LA USAMOS A DIARIO, PERO ¿SABES A QUIÉN LE DEBEMOS ESTE MARAVILLOSO INVENTO?

La máscara de pestañas es uno de los mejores inventos de la humanidad en cuestión de maquillaje, pero sabes ¿Quién invento este maravillo producto? que no podemos dejar de usar a diario en nuestra rutina de belleza.

En la antigüedad, específicamente en Egipto utilizaban una fórmula a base de agua, miel, kohl y  estiércol de cocodrilo. Con esta pasta lograban maquillarse los ojos como una especie de ritual ya que se creía que mediante ellos podían ingresar malos espíritus. Este tipo de prácticas se extendieron masivamente en Grecia hasta el imperio romano, pero cuando cayó esta civilización también se dejó de lado esta costumbre en toda Europa por muchos años.

Fue en la época victoriana, en Inglaterra, cuando reinventaron este artículo a base de cenizas y carbón.

En 1834 el perfumista francés Eugéne Rimmel siguiendo los pasos de su padre abrió en Londres su propia perfumería llamada “Houes of Rimmel”. Produciendo juntos sus primeros productos de cosmética. Durante el siglo XIX, Eugéne Rimmel teniendo ya una amplia experiencia en la perfumería y cosmética, inventa la primera máscara de pestañas no toxica. Según la leyenda, la ideó para que su esposa se convirtiera en la mujer más linda de todas. Convirtiéndose en su mayor logró.

A su muerte el 15 de marzo de 1887, el periódico estadounidense The New York Times imprimió el obituario bajo el título “El príncipe de los perfumeros”. Considerado por varios historiados como un peinero en la industria de la belleza y cuidado de la salud.

Rimmel continuó siendo una empresa familiar hasta el año de 1949. La compañía actualmente es propiedad de Coty Inc y sus productos se siguen comercializando en Londres bajo la marca original.

El rímel moderno fue creado en 1913 por el químico T.L. Williams para su hermana Mabel. Estaba hecho de polvo de carbón mezclado con vaselina de petróleo. El producto fue un éxito con Mabel y Williams quienes más tarde comenzaron a venderlo a través del correo. Su empresa Maybelline, se convirtió finalmente en la principal compañía de cosméticos, siendo hasta la fecha una de las grandes marcas a nivel mundial.

Las consumidoras solían humedecer un pincel, lo frotaban sobre una pastilla de rímel y luego lo aplicaban en los ojos. El tubo moderno y el cepillo aplicador no aparecieron hasta el año de 1957, cuando fue introducido al mercado por la empresaria Helena Rubinstein. Fundadora de la empresa de cosméticos Helena Rubinstein Incorporated, que la convirtió en una de las mujeres más ricas del mundo.

Un año más tarde en 1958 otro grande, Max Factor (El padre del maquillaje) presenta Mascara Wand máscara de pestañas con varilla aplicadora. Más cómodo para recoger el color de un cuenco con un cepillo.

A partir de este punto la evolución de esta maravilla cosmética ha sido incesante.

Dejar un comentario